Tags

Archivos

Comentarios

bergonzini:
Echale un vistazo a Doit.im, está puesta en el artículo y en los comentarios un poco más arriba… Pero…
pnbablo:
Hola, Buen articulo. Estoy buscando una aplicación gtd para mi tablet Android y no se por cual decidi…
Bergonzini:
@Juanjo: Esa es la idea, un club de pensamientos afines y de dudas disparatadas, para encontrar un ca…
Bergonzini:
@Juanjo: Pero eso ciclo hay que romperlo, este es el momento para innovar en nuevos modelos de relaci…
Juanjo Caba:
No puedo estar más de acuerdo contigo. Este bucle sin fin hay que romperlo. Pero uno de los problemas…
Juanjo Caba:
Comparto las mismas dudas, las mismas incertidumbres y los mismos objetivos. Un club de GTD tendría q…
bergonzini:
@David: Existe un grave problema de cultura empresarial y un temor propio de la desconfianza entre lo…
davidrjordan:
Muy buena reflexión! Necesitamos que los directivos conozcan GTD porque a veces tengo la impresión de…

Mi GTD

Elevación

15.000 La Vida
12.000 Visión 3-5 años
9.000 Metas 1-2 años
6.000 Areas Responsabilidad
3.000 Proyectos Actuales
Pista Acciones actuales

Mapas Mentales

Bibliografía

Organizate con Eficacia 
Se más eficaz 
Haz que funcione 
Productividad Personal en una semana 
Reuniones eficaces

BlogRoll

Las bandejas de otros
20100805 07:08
,
Lectura aproximada: 3:25


jkleske

Todos sabemos ya que es una bandeja de entrada y tenemos repartidas, en un número limitado, varias por nuestro entorno, ya sea profesional o personal, en formato físico o electrónico. Sabemos cual es su función, como tiene que caer las cosas en el interior, cuando deben ser procesadas, la filosofía de la escrituras está ya en nuestro interior y le damos el partido que se merece.

Somos ejecutores de la productividad personal y respondemos por nuestros hábitos que hemos creado, somos un referente para otras personas que ven en nosotros parte de su productividad cotidiana y que nosotros podemos asumir de una forma más o menos estable, bajo los criterios que hemos establecido y los controles que imponemos.

Por lo tanto, podemos decir que podemos identificar nuestras bandejas de entrada y manejarlas con suficiente sencillez. No existen ni misterios, ni trucos, ni métodos más raros que poner cosas, sacar cosas. Fin del misterio.

Ahora que nos hemos profesionalizado en este objeto, hay que saber sacarle partido y no lo digo por nuestra parte, si no todas aquellas bandejas de entradas que escapan a nuestro dominio y son propiedad de terceras y recelosas personas. Sus bandejas de entrada son nuestro punto de productividad, nuestro canal de comunicación más certero.

Por esta razón, hemos de realizar un ejercicio para cada uno de las personas que nos relacionamos habitualmente, con las que trabajamos y convivimos, con la que compartimos proyectos y acciones. Al fin y al cabo no vamos a ser nosotros la única fuente de productividad en nuestra vida, seguramente la más efectiva, pero no por ello hemos de cargar con todo el peso.

Si somos capaces de identificar esas bandejas de entradas ajenas, podremos utilizarlas para nuestros propósitos y establecer unos canales efectivos de comunicación, que nos permitirán avanzar en nuestros proyectos y sobretodo en nuestra productividad.

A nivel personal, en casa he identificado dos bandejas de entrada bastante productividad. La más obvia: la nevera. Además de aguantar todos esas promociones de pizza, imanes de recuerdos de viajes, dibujos y fotos, me he dado cuenta que es un centro recurrente para obtener información de mi hijo, así en ella además del calendario del comedor, están colgadas las citas médicas, los partes de salida y demás comunicación. Para mi, todo ello lo llevo apuntado en la agenda, pero para los cohabitantes de la casa, la nevera es un referente como bandeja de entrada.

La puerta de salida es otra bandeja de entrada. Es la última cosa que vemos al salir de casa y por lo tanto el último paso para alcanzar retener un nivel de atención. Igual que en la nevera se pegan todo lo referente con las cosas de Lucca, en la puerta de salida y mediante post-it, se dejan recordatorios a realizar para ese día. Incluso se cuelgan objetos del pomo que deben ser trasladados al exterior.

Hay un compañero de trabajo, que sólo funciona si le dejas papeles de lo que hay que hacer sobre su mesa. Ya le puedes mandar cincuenta correos reclamándole el trabajo, alertándole de los plazos de entrega, de las reuniones. Si no se encuentra físicamente en soporte papel sobre el escritorio, esa acción puede morir en el espacio-tiempo. Tengo la sospecha que esa bandeja guarda relación con el algoritmo de ordenamiento de la señora de la limpieza, pero eso es otro capítulo. Así que cada vez que necesito interactuar con él, no le llamo, no le mando un correo, imprimo un papel y se lo dejo sobre la mesa (con explicaciones, claro), sólo en ese momento, se que el trabajo se va a realizar.

Esas no son mis bandejas de entrada, pero si son las bandejas de personas que necesitan tener un orden diferente al mio. No puedo, ni quiero cambiarlas, ya lo he probado en carnes, así que sólo me toca investigar cuales son sus bandejas de entrada, encontrar ese punto diferenciador, para utilizarlo y sacar el máximo partido, tanto de su productividad, como de la mía. Yo sigo con mis bandejas y ellos con las suyas. Identificalas sin juzgarlas.

Siguiente: "GTD en ABAP"
Anterior "Encuesta: Conversión …"

  1.  



    Emoticonos
    ¿Recordar información personal?
    Notificar
    Ocultar email
    Letra pequeña: Todas las etiquetas html excepto <b> e <i> serán eliminadas de su comentario. Puede introducir enlaces simplemente escribiendo la url o direcciones de e-mail.
Creative Commons License