Tags

Archivos

Comentarios

payday_loans:
Actually its referred to as Search engine optimization that when i search for this post I found this …
generic:
Can you add a Blackberry template? This web page is tricky to read otherwise for those of us browsing…
buy:
Some genuinely great information, Glad I discovered this. Good teaching is onefourth preparat…
cialis:
Rattling great visual appeal on this web site, I’d value it 10.
cialis:
Thanks so much for the article.Much thanks again. Great.
tadalafil_online:
Your style is really unique compared to other folks I’ve read stuff from.
cash:
Some really nice and useful information on this web site, also I conceive the style and design holds …
payday:
I loved your blog article. Really Cool.

Mi GTD

Elevación

15.000 La Vida
12.000 Visión 3-5 años
9.000 Metas 1-2 años
6.000 Areas Responsabilidad
3.000 Proyectos Actuales
Pista Acciones actuales

Mapas Mentales

Bibliografía

Organizate con Eficacia 
Se más eficaz 
Haz que funcione 
Productividad Personal en una semana 
Reuniones eficaces

BlogRoll

La violencia en la productividad personal
20160325 16:22

Lectura aproximada: 4:19

Violencia
 
Estamos demasiado bien influenciados con la creencia de las bondades de la productividad personal, así como de la persona que es productiva y ejecuta con maestría y sin atajos dicha arma. Solemos confiar en que son personas resolutivas, bondadosas, de buenas intenciones para conseguir que los proyectos lleguen a su triunfo. Nos dejamos llevar por esa imagen tipo Disney o BayWatch, de personas que son capaces de llegar a salvar el proyecto por su seguridad, voluntad, firmeza, ejecución. Pero no os dejéis engañar, esos sucios cabrones productivos son seres crueles y despiadados, sin alma y con un único lucro: ellos mismos.

Efectivamente, la gente productiva puede hacer maravillas con lo que tiene entre manos, pueden conseguir proyectos que nosotros solo hemos tenido en húmedos sueños. Eso es indiscutible, todos lo habéis vivido en propia carne, cuando en el último momento aparece ese compañero que si utiliza un método de productividad personal (y no estoy hablando de mamarrachadas de gestión del tiempo o prioridades, hablo de armas potentes) con ese informe resolutivo, con esa presentación salvadora, con ese “salgo a mi hora porque he terminado”… ¿terminado? ¿Existe tal palabra dentro de cualquier proyecto?

¿Pero como narices lo han logrado? Efectivamente, han jugado sucio, muy sucio. Ni os imagináis las cosas que han llegado hacer. Comenzando por recopilar información, porque creedme cuando os digo que lo han recopilado todo. Saben cuántas veces has ido al baño esta mañana, saben lo que hiciste ayer en el aniversario con tu esposa, saben que tu gato aún no está totalmente desparasitado, lo saben todo. Recopilan no solo el olor de ese pedo silencioso que te has tirado disimuladamente en el ascensor, sino que conocen con exactitud su composición química, su velocidad de propagación e incluso han sido previsores en apartarse de tu lado, cinco segundos antes de que te tiraras el pedo. Lo recopilan TODO. Es aterrador. Lo sé. Pero lo peor, es que utilizan esa información para fastidiarte la vida.

Tu estas trabajando tan tranquilamente leyendo el periódico como cada mañana y aparece “él rarito productivo” de la oficina, con esa maliciosa sonrisa en los labios, una carpeta en la mano derecha que te extiende y en una cacofonía de sonidos te explica lo que tienes que hacer, como lo tienes que hacer y que debes hacer después. Cabrón. De entre todos los enmarronables te ha escogido a ti, no por azar, no por putear (bueno, sí, por esto sí), sino porque conociéndote como te conoce, sabe que tú eres la persona más adecuada para delegar ese trabajo. Te sientes como una mierda, menos que una mierda, porque sabes que tienes que trabajar y encima lo harás bajo su supervisión que será jodidamente perfecta.

Pero esto no quedará así. Al grito de venganza, acumulas trabajo para devolvérselo, gracias a la biblia por su “ojo por ojo”. Un buen día te alzas de tu silla calentada por las horas de ociosidad, vas a su sitio y le indicas que tienes que delegarle el trabajo X fundamental para el proyecto Y, la vida de la princesa depende de su resultado y te dice: NO. Te suelta dos letras unidas que no aparecen en tu diccionario: ¡NO! ¿Existen esas palabras juntas en el ambiente laboral? Pero eres terco e insistes de nuevo, con el mismo muro: NO. El gilipollas repelente te da sus razones, te explica el por qué y para desmoralizarte te indica que puedes dárselo al compañero M, que es la persona más indicada para desvirgar vírgenes princesas. Lo jodido no es admitir que tiene razón, lo que te mata es que hechizado haces lo que te dice.

Esto aún no se lo he contado a nadie, pero una vez que estuve sentado a su lado, lo vi como hacía cosas satánicas. Estaba borrando tareas. B-O-R-R-A-N-D-O. Tal como se deletrea. Con toda la implicación legal que conlleva, las eliminaba sin compasión, sin remordimientos y luego vaciaba la papelera, juraría que lo vi sonreír. Tuve miedo. Por muy poco estuve a punto de perder el control de mi esfínter, pero lo retuve.

En un café después de la comida, me reconoció en un ataque de sinceridad que era un vago, que no le gustaba trabajar, que hace lo menos posible, porque en la vida tiene más metas, que tiene una familia con la que hace frecuentes viajes, con la que se divierte, con la que hace planes a largo plazo. No entiendo lo que significa tener otra vida. A no ser que se refiera a llegar al final de la cansada jornada laboral a cuatro paredes a la que llamas casa y que compartes con una adulto y algún que otro niño-adolescente, para escuchar sus problemas y necesidades que te obligan a trabajar más y más. Pero el cabrón, se regodea diciendo que allí donde estés tienes que ser productivo.

Escribo este artículo desde el anonimato que me ofrece internet para que esos sicarios no me puedan encontrar, porque sé que desvelando la verdad estaré en grave peligro. Pero estas letras son toda la verdad que he aprendido y visto con mis propios ojos, ahora os dejo a vosotros la responsabilidad de utilizar esta información, como vosotros creáis conveniente, seguro que en vuestra realidad, habrá más historias espeluznantes. Ya sabéis la verdad.

Siguiente: "HuntTrip Productivity…"
Anterior "El molde de la produc…"

  1. Joaquín Peña
    04-04-’16 07:45

    ¡Sencillamente brillante!

  2. Mario | productividad laboral
    29-08-’16 23:12

    Muchos empleadores deben considerar esto, porque esto se presenta, sobre todo en comunidades en donde hay pobreza:
    Cuando usamos la brutalidad como una metáfora para expresar el placer y el deleite en logros, estamos creando un poderoso vínculo emocional e intelectual entre la crueldad física y el rendimiento personal. Si bien no estamos cometiendo actos de violencia física, estamos igualando el peor tipo de comportamiento con los resultados más deseados en nuestras vidas.

    No crean que esto no ocurre en países desarrollados, estuve en una fabrica de producción de los EEUU, y vi como un jefe de producción mexicano lo reprendía con insultos a otro mexicano (obrero), luego averigüe que ese jefe era un tipo que llego sin terminar el colegio secundario. Vale ahí puedes deducir varias cosas, la selección de personal tiene mucho que ver también para evitar estas cosas.

  3.  



    Emoticonos
    ¿Recordar información personal?
    Notificar
    Ocultar email
    Letra pequeña: Todas las etiquetas html excepto <b> e <i> serán eliminadas de su comentario. Puede introducir enlaces simplemente escribiendo la url o direcciones de e-mail.
Creative Commons License